Usted está aquí

ARTÍCULO SOBRE RAVI SHANKAR Y EL CINE

encabezado

Datos Cabecera

Fuente
Casa de la India

Ravi Shankar (Benarés, 1920- San Diego, Estados Unidos, 2012) está considerado el mejor sitarista del mundo y padre de la música fusión (World Music) entre Oriente y Occidente. Aunque ya era reconocido como uno de los grandes músicos clásicos en la India, la fama mundial le llegó en los años 60, cuando entró en contacto con George Harrison y la cultura occidental y actuó en los festivales de Monterey y Woodstock y en el concierto de Bangladesh.

Ravi Shankar compuso bandas sonoras de numerosas películas de cine indio de autor, Bollywood y producciones internacionales.

A mediados de los 40 creó sus primeras bandas sonoras para los largometrajes Dharti ke Lal (Chicos de la tierra) y Neecha Nagar (La ciudad baja), películas de corte sociopolítico. En ellas optó por dos peculiaridades que se repetirían en sus posteriores bandas sonoras: por una parte compuso la música de acuerdo con los sentimientos y las acciones de los personajes, y por otra parte se valió solo de instrumentos indios, cuando la costumbre en las bandas sonoras era utilizar instrumentos occidentales.

En los años 50 compuso la banda sonora de la película Kabuliwala de Tapan Sinha, cuya música obtuvo el oso de plata en el Festival Internacional de Cine de Berlín, y de Pather Panchali (La canción del camino), primera película de Satyajit Ray, que es considerada uno de los grandes clásicos del cine indio. También en los años 50 compuso la banda sonora de las otras dos películas que completan la trilogía de Apu: Aparajito (El invencible) y Apur Sansar (El mundo de Apu), además de la comedia Parash Pathar (La piedra filosofal), también de Satyajit Ray. Asimismo escribió la música de la película sueca En djungelsaga (La flauta y la flecha) y del cortometraje A Chairy Tale (El cuento de una silla), una metáfora en clave de humor de las relaciones personales, nominado al Oscar al mejor cortometraje en 1957.

Durante los años 60, en dos de sus incursiones en el cine de Bollywood, trabajó en la banda sonora de las películas Anuradha y Godaan. En 1965 compuso en París la banda sonora de la película de culto Chappaqua, de Conrad Rooks, basada en la propia vida del director y en la que el mismo Ravi Shankar aparece tocando el sitar. Un año más tarde escribió en Londres la música para una producción de la BBC Alice in Wonderland (Alicia en el País de las Maravillas), dirigida por Jonathan Miller. La historia de Alice in Wonderland nada tiene que ver con la India, pero, aparte del oboe, solo se utilizaron instrumentos indios, lo que funcionó muy bien gracias al carácter fantástico de la película. En 1968 Ravi Shankar compuso la música para otra película occidental que tampoco tenía nada que ver con la India: Charly, dirigida por Ralph Nelson, pero el resultado de la fusión fue espléndido.

A finales de los 60 Ravi Shankar vivía en una casa en las colinas de Hollywood, donde celebraba fiestas con comida y música indias a las que asistieron Marlon Brando, Peter Sellers y Terence Stamp, entre otros famosos. Peter Sellers y Ravi Shankar se hicieron muy buenos amigos. Mientras Sellers rodaba The Party (El Guateque), donde interpretaba a un actor indio, Ravi Shankar le enseñó la postura correcta para sujetar el sitar en una de las escenas de la película.

Tal era la popularidad de Ravi Shankar que a principios de los 70 Howard Worth dirigió Raga (1971), el primer documental sobre la vida y música del legendario sitarista. La película documenta el regreso de Ravi Shankar a la India para reencontrarse con su maestro Ustad Allaudin Khan. Otra película hindi para la que Ravi Shankar compuso sus canciones fue Meera. Estrenada en 1979 y dirigida por Gulzar, Meera narra la vida de una poetisa y santa de Rajastán.

La superproducción le llegó a Ravi Shankar a comienzos de los 80, cuando le propusieron trabajar junto con George Fenton en la música de Gandhi, de Richard Attenborough. Ravi Shankar tomó como tema musical un raga que había creado unos pocos días después del asesinato de Mahatma Gandhi en 1948. Aunque hubiera preferido hacer la música de la película él sólo, reconoció que el resultado había sido excelente. Gandhi estuvo nominada al Oscar a la mejor banda sonora, pero el premio recayó finalmente en John Williams por la música de E.T. Unos años después Ravi Shankar volvió a grabar música para cine en un estudio de París. En esta ocasión para la película Genesis, del famoso director Mrinal Sen y estrenada en 1986.

En los años 90 Ravi Shankar creó la música de fondo para un cortometraje de animación titulado The Tiger and the Brahmin, basado en una de las historias del Panchatantra y cuyo relato está narrado por el actor Ben Kingsley.

Ya en el siglo XXI se han realizado tres documentales en torno a la vida y música de Ravi Shankar: Ravi Shankar: Between two Worlds (2001), de Mark Kidel, L'extraordinaire leçon (2009) de Frédéric Le Clair y Tenth Decade in Concert: Live in Escondido (2011) de Alan Kozlowski.